Eros Rocamar

LAS MISMAS HAMBURGUESAS Y PERRITOS DE SIEMPRE

Situado en una de las calles de El Sardinero de más ambiente entre los años 80 y 90, la calle Panamá, la hamburgueseria eros rocamar recoge el testigo de un mítico bar, el Eros, qué, ubicado en un pequeño local de los bajos del Gran Casino, desde 1968, sirvió durante 40 años, miles de hamburguesas y perritos calientes.

Hoy al frente de la nueva etapa del Eros Rocamar se encuentra Eduardo Pellón, yerno de Goyo Barbero, el entonces propietario de aquellos dos míticos bares, El Rocamar y El Eros, parada obligatoria en El Sardinero, “mi suegro se jubilo prácticamente al tiempo que lo hicieron los hermanos Niso y Mariano y decidí quedarme yo con el negocio, al iniciar la rehabilitación de los locales de los bajos del Casino y toda la reforma de la Plaza de Italia nos trasladamos a la calle Panamá, a un local completamente reformado, pero abriremos un nuevo negocio y mantendremos este en cuanto nos asignen el nuevo local”.

La estrella en el Eros Rocamar siguen siendo sus hamburguesas y sus perritos, también mantiene una amplia carta de picoteo, platos combinados, shándwiches, bocadillos y pollos asados (de los poquitos que lo ofrecen en Santander).

“Nuestro secreto es utilizado siempre la misma carne, se la compramos desde hace 50 años a José Ruiloba y nos hacen una mezcla que resulta muy especial, perfecta en punto de grasa para hacerla en la plancha, lo único que hemos hecho es aumentar el peso, de 120 a 160 gramos aproximadamente”.

Como recomendación es obligatorio destacar la hamburguesa y el perrito de la casa, Eros Especial, con pan que siempre se hornea al momento. “Nuestras hamburguesas no llevan ni lechuga ni tomate, sólo buen queso de cabra o goucla, cebolla, bacon, ketchup y mostaza, tampoco patatas fritas, pueden pedirse como ración aparte. Eso sí son caseras y las servimos con una salsa alibrava”

“Completamos la oferta con raciones variadas, bocata, shándwiches, toritllas, sartenes…Cómo recomendación, nuestras albóndigas de ternera con ingrediente secreto, el chachopin el chachopó, también de Ruiloba. Toda la carta se puede pedir para llevar y ofrecemos servicio a domicilio con nuestros propios repartidores